BEN MAGEC-ECOLOGISTAS EN ACCIÓN VUELVE A DENUNCIAR LA ACELERADA DESTRUCCIÓN A LA QUE ESTÁ SIENDO SOMETIDA VENEGUERA

Visto: 1728

Desde la Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción, se quiere volver a denunciar la destrucción sistemática que viene sufriendo este espacio del Parque Rural del Nublo. Veneguera, que ha sido símbolo y bandera de las luchas sociales del movimiento ecologista de Gran Canaria, en la actualidad se está convirtiendo en el paradigma de la destrucción de nuestros espacios naturales protegidos.

En las últimas semanas se nos han hecho llegar avisos y denuncias de personas que están viendo como el cauce bajo del barranco se sigue transformando en una mina a cielo abierto por parte de la entidad LOPESAN, dueña de buena parte de los terrenos. En una zona que forma parte del dominio público de la servidumbre hidráulica del barranco, la empresa ha eliminado toda la cobertura de vegetación de especies endémicas y protegidas entre las que se incluyen balos, tarajales o cardones, con importantes movimientos de tierra, para explotación de los áridos como si de una explotación minera se tratara, convirtiendo el cauce público en una cantera privada. La intención es aportar suelo agrícola (extraído y expoliado de otras zonas de la Isla), alegando que se están restaurando antiguas explotaciones. En algunas zonas de este ámbito sí hubo cultivos de tomates en el siglo XX, pero el abandono de estas actividades ha permitido la regeneración natural de la vegetación potencial que ahora ha desaparecido sin que ninguna autoridad con competencias haya actuado decretando la paralización de este destrozo del espacio natural.

En 2017 una denuncia de la federación ecologista terminó en una mínima sanción a la multinacional LOPESAN. En la actualidad los daños irreparables y presuntos delitos contra el medio ambiente se han multiplicado, incluyendo la destrucción de estructuras arqueológicas dentro del BIC, Cañada de la Mar. En este momento ha arrasado con masas de tabaibal dulce en la meseta de Tabaibales. En las fotos aéreas correspondientes al último vuelo del Google Earth, podemos ver con claridad el antes y después de la destrucción de importantes poblaciones de esta especie endémica donde no había suelos de labor, lo que constituye un delito contra nuestros bienes naturales.

Las actuaciones han destrozado excelentes representaciones de un hábitat de interés comunitario (hábitat 5330 matorrales termomediterráneos y preestépicos). Dicho hábitat y las actuaciones observadas están además incluidas en una Zona de Especial Conservación, ZEC El Nublo, que tiene su Plan de Gestión aprobado y en vigor. Las actuaciones realizadas incumplen claramente las determinaciones del Plan de Gestión de la ZEC. También están en una Zona A1 (zona de muy alto valor natural) del Plan Insular de Ordenación, la zona de mayor protección. Las actuaciones observadas incumplen también las determinaciones del Plan Insular de dicha zona y las de protección de los hábitats. Además, el Cabildo está elaborando un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales que incluye el parque rural del Nublo, siendo de aplicación las medidas de protección cautelar previstas en el artículo 23 de la Ley 42/2007 que suponen que no podrá reconocerse a los interesados la facultad de realizar actos de transformación de la realidad física, geológica y biológica, sin informe favorable de la administración actuante.

Desde Ben Magec- Ecologistas en Acción pedimos a las autoridades con competencias como el Cabildo de Gran Canaria, el Seprona y Fiscalía de Medio Ambiente que visiten la zona y procedan a paralizar de forma inmediata esta destrucción masiva del espacio natural. Estos hechos deben elevarse a las autoridades judiciales para pedir responsabilidades a los que han realizado las obras y a quienes tienen el deber de conservar y prevenir los daños ocasionados. Deben hacerse públicas también las condiciones y detalles del convenio firmado entre el Cabildo de Gran Canaria y LOPESAN, para el uso de parte del cauce y el compromiso de la empresa en trabajos de restauración ambiental y patrimonial, a fin de conocer el alcance, ámbitos de actuación y ejecución de acuerdos.

Por último y a la vista de que el Cabildo Insular y Gobierno de Canarias han elevado recientemente al Estado la propuesta del Parque Nacional de Güi-Güi, teniendo como atributo principal las comunidades de cardonales tabaibales, desde la federación ecologista nos preguntamos por qué se han dejado fuera el macizo y barranco de Veneguera sin justificación alguna, donde estas comunidades están mejor representadas, esperando que no tenga que ver con la condición del titular del suelo.